domingo, 8 de agosto de 2010

TERESA MARTÍNEZ DE VARELA: (1913-1998) la intelectual del siglo XX en el Chocó en el campo de las artes literarias

Teresa de Jesús Martínez de Varela: vida plena de realizaciones: polifacética y activista, madre, maestra, poetisa, institutora folclórica, novelista, musicóloga, dramaturga, declamadora, pintora, escritora, líder social, investigadora. Nació en Quibdó el 1 de julio de 1913 y falleció el 16 de junio de 1998. Hija de Eladio Martínez Vélez: músico, ingeniero autodidacta de barcos para el río Atrato y gran empresario de aserradero (de madera); y su madre: Ana Teresa Arce Campaña. Contrajo matrimonio en Quibdó con: Pedro Varela Restrepo el 13 de marzo de 1967: comerciante antioqueño. Sus hijos: Eladio Enrique, Pedro Francisco, Jairo Varela: Director del Grupo NICHE, María, Norma Gloria y Martha Lucía. Cursó sus estudios primarios en el Colegio de la Presentación de Quibdó, secundarios en el Colegio Pió X en Cartagena y normal en la misma ciudad.

En su primera obra, la novela “Guerra y amor” sobre los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, publicada en 1947, muy originalmente como siempre doña Teresa hizo estampar en la primera pagina “¿Prólogo? mi libro Guerra y amor no tiene prólogo; el Génesis tampoco lo tuvo”.
En 1983 publicó el interesante y bien documentado libro “Mi Cristo negro” sobre la pena de muerte a Manuel Saturio Valencia, cuyo título se descompone así: “Mi” porque es su versión algo apasionada sobre el fusilamiento de Saturio. “Cristo” por como él fue calumniado, flagelado y sacrificado un viernes; “Negro” porque éste era el color de la piel de Manuel Saturio.
En 1987 aparece la biografía de Diego Luis Córdoba, y en 1992, con el patrocinio del Grupo Niche, “El Papi Gamín”. Como dramaturga ha escrito el “Nueve de abril”, “Las fuerzas armadas” y “La madre fósil", melodrama presentado en Quibdó. Y como si fuera poco, el tiempo le alcanzós para tomar los pinceles y producir al óleo cuadros sobre personajes y paisajes. Pero por encima de su grande y variada obra, estuvo su atrayente personalidad. Teresa Martínez fué mujer, dinámica, vital, locuaz, enérgica, emprendedora y hasta quejumbrosa, porque cuando en sus años de madurez veía las gavetas de su escritorio repletas de manuscritos y que nadie le apoyaba para publicarlos, decía que era una mujer incomprendida, tal vez por ser negra, pero que algún día le conferírian sus meritos.

En noviembre de 2009, su biógrafa Úrsula Mena de Lozano, con la colaboración de el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico, la Gobernación de Chocó, la Alcaldía Municipal de Quibdó y la Universidad Tecnológica del Chocó, publico “En honor a la verdad”, biografía y compilación poética de esta gran intelectual quibdoseña. La biografía tiene 194 páginas y el compendio poético, 440, que incluye un particular glosario.

5 comentarios:

  1. esta muy padre la biografia de esta persona yo tambien me llamo igual que ella

    ResponderEliminar
  2. Corrijan la fecha de su matrimonio: dicen que se casó el 13 de marzo de 1967. Si es así, ¿a qué edad tuvo a Jairo?; pues en Wikipedia dice que Jairo nació el 9 de diciembre de 1949.

    Un abrazo de alguien que tuvo la suerte de vivir varios años en esa hermosa tierra.

    ResponderEliminar
  3. En 1960 una pareja de misioneros colombianos, de ascendencia paisa los dos, con su bebé de 15 días de nacido, fue a parar a Quibdó, precisamente en una casa del entonces Vicariato Apostólico y muy vecinos de TERESITA,como llamaban cariñosamente a Teresa de Jesús Martínez Varela. Estos apóstoles laicos fundaron en el barrio S.Judas un Centro Social para la atención médica gratuita a los pobres de la ciudad especialmente a los niños y en esa labor de amor social les ayudaba Teresita con su apoyo moral y con su amistad y los médicos Luna, Piñeres, Escamilla, Varela, Burgaleta (español) y Flor de Benedetti. Era Monseñor Pedro Grau Arola el Vicario que los recibió en su equipo pastoral.
    La esposa de esta pareja, viajó con Teresita a Manizales. Allí y en Medellín la presentó ante sus Sociedades de Mejoras como amiga y protectora de la labor social que efectuaban en San Judas; la amiga chocoana desgranó mucha parte del ramillete poético del CHOCÓ.
    Esta pareja de enamorados de los HERMANOS viven hoy en el sublime silencio de su amor en SABANETA, sur metropolitano de Medellín. Ella, ROSALBA, postrada en una cama de enferma horizontal desde donde mira siempre al cielo para encontrarse con la mirada dulce del NAZARENO clavado en la Cruz vertical. El, JOSE, la ama, la cuida y le hace dulce y amable el sufrimiento de sus enfermedades.
    Si alguien quiere comunicarse con éllos lo puede hacer a berta.calle@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Que buena bibliografia, me enorgullese que haya tanto talento en una mujer. Me interesa mucho como persona ser asi de grande y valiosa como la gran tereza de jesus martinez de varela.

    ResponderEliminar
  5. Que alegría saber TERESITA que no has sido olvidada por la historia de Colombia. Fuiste una gran maestra y amiga, mi instructora en poesía, pues me gustaba participar en cuanto concurso podía, y me corregías y enseñabas sobre los versos y las rimas. Tuve la fortuna de escuchar de tus propios labios la lectura amena y edificante de tus dos primeros libros y te vi declamar magistralmente poesías de tu autoría. Mi madre (Fabiola Contreras Ortíz) te apreciaba mucho y por eso nos acompañaste con tu sinceridad y alegría sin etiquetas ni hipocresias, varios años cuando viviamos en una casa en Chapinero Bogotá. Siempre fuiste bien recibida por toda mi familia. Recuerdos muchos, entre ellos la tarjeta firmada por los tres astronautas americanos que pisaron la Luna en agradecimiento a un poéma bellísimo que les dedicaste en honor a su hazaña. Recuerdo el premio que recibiste en Venezuela por ganar un concurso de poesía. Recuerdo cuando hacías las tarjetas de cumpleaños para mi madre, las dibujabas en tinta y les colocabas o un poéma o una canción... mi madre todavía conserva algunos escritos tuyos. Un día de estos los rescataré para complementar tu biografía, pero nada más importante para ello que reconocer aparte de tus innumerables talentos y obra, tu alegría, tu sinceridad, tu gran capacidad de amarnos como si fueramos de la familia. Nuestra casa siempre fué y seguirá siendo tu casa. Nuestras historias se que fueron tuyas y las tuyas son muy nuestras. TERESITA te quejabas que gran parte de tu trabajo de investigación folklórica se había perdido y con el tiempo apareció editado por Colcultura pero nunca te reconocieron ni en dinero ni en autoría la totalidad de tu obra y es más recuerdo que obras rescatadas por tí en tus viajes de convivencia con grupos indígenas en el Chocó como "El Pato Cucharo", que en varias oportunidades nos cantaste y bailaste ... aparecieron cantadas por otros y a nombre de otros ... esa canción la cantaba una soprano en el Teatro Colón y no mencionaban tu nombre .. esa es la Violencia a la que parece estamos acostumbrados en Colombia. Menos mal que hubo quien te siguiera la pista y lograran hacer tu biografía y compilación poética "En honor a la Verdad", te prometo voy a conseguirla y si Dios me da vida ayudar a complementarla en una segunda edición. Recuerda que de tí solo tengo buenos recuerdos,y que solo queríamos te valoraras más y te quicieras más, pues siempre nos dimos cuenta de lo valiosa que eras. Gracia por dejarnos tan buenos recuerdos, como olvidarte si varias de las canciones del Grupo Niche (la orquesta de tu hijo Jairo Varela) parece fueron de tu completa inspiración, yo lo sé . . . voy a buscar si te reconocieron eso en algún momento, ojalá. Recibe por favor un beso muy grande y un abrazo muy fuerte de todos nosotros.

    ResponderEliminar